Internacionales

Publicado en 21 de enero de 2002 | por BREL1917

0

Consumada la venganza de Estados Unidos

Isaías González
Bandera Roja

En diciembre cayó el gobierno del Talibán en Afganistán y fueron finalmente destruidos los campamentos de la organización Al Qaeda. Tras una lluvia de bombas y con un mínimo de bajas propias, los Estados Unidos lograron algunos de sus principales objetivos en su guerra contra uno de los países más pobres y atrasados del mundo. Los muertos los pusieron los afganos. Ya los informes de la prensa europea han puesto en más de 5,000 los civiles asesinados por las bombas de los aviones de los EE.UU. Esto sin contar los combatientes del Talibán y de sus contrarios.
La rápida caída del gobierno Talibán no se explica solo por el poderío militar de Washington. Esta dictadura con manto de fanatismo religioso tenía su base de apoyo entre sectores de la nacionalidad pashtún, quienes componen solo un 40% de la población de Afganistán. Entre las nacionalidades tayika, uzbeca y hazara (mayoritarias en el norte del país) los talibanes eran considerados un ejército de ocupación, responsables de numerosas masacres y atropellos. Para la población de las ciudades, y en particular entre las mujeres educadas, los talibanes y sus aliados fundamentalistas extranjeros también eran vistos con gran odio. Al recibir la Alianza del Norte armamento y apoyo aéreo pudo barrer con las milicias del Talibán. En el sur pashtún la CIA trabajó el malestar de las tribus y sus estructuras tradicionales con las imposiciones centralistas del Talibán.
La guerra ha tenido un alto costo para el sufrido pueblo afgano. Para el 6 de enero una investigación del profesor Marc Herold de la Universidad de New Hampshire en los EE.UU. revela que el número de civiles muertos ya supera la cifra de las víctimas de los atentados del 11 de septiembre, que alcanzó unas 3,000 personas. Utilizando información de agencias de noticias, periódicos y declaraciones de testigos, el profesor cifra en 3,767 los muertos en Afganistán en 60 días. Herold asegura que «esta cifra, es una estimación muy, pero muy conservadora» y sostiene que «un número más realista estaría en alrededor de 5,000».
Como posiblemente el dirigente de Al Qaeda, Osama Bin Laden, logró escapar de Afganistán los EE.UU. está considerando llevar su campaña de bombardeos y masacre de civiles contra Somalia, otro de los países más pobres y atrasados del mundo, que incluso está padeciendo de una intensa hambruna. Además amenazan con atacar con mayor fuerza a Iraq, que lleva más de diez años siendo arrasado por los aviones norteamericanos. ¿Hasta cuándo continuará el terrorismo de estado de los Estados Unidos contra los países musulmanes?

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Twitter Facebook Linkedin Google+ Pinterest

Tags: ,


About the Author



Comments are closed.

Volver al tope ↑

Thumbnail previews for youtube channel