Nacionales no image

Publicado en 30 de enero de 2001 | por BREL2

0

Gobierno de Sila: continuación del viejo PPD

A desarrollar la lucha independentista y socialista

Comité Central
info@bandera.org
Movimiento Socialista de Trabajadores (MST)
www.bandera.org

Declaración del Comité Central del Movimiento Socialista de Trabajadores (MST)

El nuevo año se presenta con un escenario político distinto al de los pasados ocho años. El Partido Popular Democrático (PPD) domina la gobernación, las cámaras legislativas y pudo retener su hegemonía en la rama judicial. El contenido, sin embargo, sigue siendo el mismo: colonial capitalista. Puerto Rico continúa subordinado Política y económicamente a los Estados Unidos bajo un régimen de desigualdad social donde la clase trabajadora llevó la peor parte en cuanto a alto costo de vida, endeudamiento, desempleo, drogadicción, alcoholismo y mala calidad de los servicios públicos, entre otros. Mientras, ganen quienes ganen, millonarios populares o penepés, aseguran sus posiciones de poder y sus privilegios.

El PPD le ganó las elecciones por cerca de 60 mil votos al Partido Nuevo Progresista (PNP) que sufrió un desprestigio sin precedentes producto, principalmente, de la corrupción, la privatización de los servicios públicos (que incluyó la venta de la Telefónica) y la subordinación a la Marina en el caso de Vieques. Las convicciones por el caso del Instituto del SIDA, el encarcelamiento de «El Buzo» y más recientemente el de «El Búho», entre muchos otros casos, constituyeron un panorama sumamente negativo que no pudieron tapar con el Tren Urbano ni con el Super-acueducto.

El alto número de despidos provocados por la Política privatizadora tuvo el efecto de un incremento en huelgas, paros y protestas de todo tipo que tuvieron su expresión más dramática en el caso de la telefónica. Los efectos de trastocar las leyes laborales para hacerlas más convenientes a los patronos (recordemos el «flexitime») en perjuicio de los trabajadores, también les rebotó en contra. La entrega del PNP en el caso de Vieques alejó a ese partido de la voluntad mayoritaria de este país contra el abuso de la Marina.

Lejos de ser un «nuevo comienzo» como indica la campaña del PPD, no podemos olvidar que este partido ha estado en el gobierno desde 1940 y ha ganado la gobernación en nueve elecciones (el PNP en cinco). Ha representado desde entonces el instrumento de dominio colonial del gobierno norteamericano en Puerto Rico: el Estado Libre Asociado. El Partido Popular ha sido clave en el diseño de una economía como apéndice de la norteamericana en menoscabo de nuestro ambiente, resultando en graves problemas de contaminación por petroquímicas y farmacéuticas. Ha facilitado el enriquecimiento dramático de compañías otorgando créditos contributivos locales y cabildeando créditos contributivos federales como la 936 con mano de obra cualificada a bajo costo. Todo está ha sucedido mientras ha dejado caer el mayor peso contributivo sobre la clase trabajadora. Siempre han protegido los intereses de las corporaciones sobre los de los trabajadores.

Sila Calderón llega a la gobernación tras cuatro años en la alcaldía de San Juan y una participación en la alta administración del gobierno de Rafael Hernández Colón. Obviamente no es una figura nueva como se le quiere presentar. más importante aún, representa un sector de la burguesía puertorriqueña que ha visto amenazados sus intereses económicos ante el avance del otro gran sector de millonarios del PNP. Debido al repudio hacia la Política gubernamental novoprogresista, Sila se ha visto obligada a hacer concesiones. Necesita ganar la confianza en la administración pública, con nombramientos como los de David Noriega, e Ileana Colón Carlo para evaluar las transacciones gubernamentales. Moderó su discurso en torno a la privatización, favoreciendo por ejemplo el mantenimiento de los Centros de Diagnóstico y Tratamiento en manos del gobierno. En cuanto a Vieques se manifestó contra la directriz presidencial de Clinton y el consentimiento de Rosselló, reclamando el cese inmediato de los bombardeos. está ha sembrado ilusión en amplios sectores del país, incluyendo a sectores del independentismo. Es lamentable que está ocurra para más tarde darse cuenta qué, al igual que sucedió en el pasado, el Partido Popular sigue utilizando a sectores del independentismo cooptando su potencial de lucha. El PPD está claro en torno a su proyecto político de mantener el estatus quo y siempre ha pretendido sustituir la lucha por el cabildeo, acomodándolo a sus intereses. está se ejemplifica con la decisión de Sila de sacar la Fuerza de Choque de frente al Campamento García en Vieques; ya está hablando de sustituirla por policías regulares para cumplió la misma función: dar seguridad junto con los federales a la Marina. De hecho, ya el gobierno norteamericano está de acuerdo.

El movimiento independentista debe mantener e incrementar su lucha militante separado del gobierno del PPD. Mantenerse a la espera de las gestiones de un gobierno que a través de su historia ha demostrado que no se ha movido a la izquierda de sus posiciones conservadoras, convertiría al movimiento independentista en rabiza del colonialismo. El compás de espera independentista le ha dado ventaja a Sila para zapatearse de su compromiso con Vieques; acomodándose a las directrices presidenciales. Los independentistas debemos aprender la lección de que la acción militante donde ponemos la palabra aumenta nuestras filas. está se comprobó con el crecimiento significativo en votos hacia Rubén Berríos como candidato a la gobernación por el Partido independentista Puertorriqueño (PIP), por su apoyo a Vieques. La inmovilidad solo conduciría al debilitamiento del independentismo, fortaleciendo la colonia.

Para los socialistas, la agenda contra la privatización de los servicios públicos permanece inalterada. está Política no ha sido descartada por el PPD e inclusive fue implementada por la propia Sila como alcaldesa y por otros alcaldes populares.

En materia sindical es imprescindible aumentar la lucha por la democratización de los sindicatos; estos deben responder a sus matrículas y no a los intereses particulares de dirigentes desgastados. De igual forma es fundamental el lograr enmendar la Ley de Sindicación de Empleados Públicos para que incluya el Derecho a Huelga, el fortalecimiento de los derechos de participación de los trabajadores en los sindicatos y mantener la independencia sindical frente al gobierno. Por ello entendemos que es importante el fortalecimiento del Comité Amplio de Organizaciones Sociales y Sindicales (CAOSS).

La independencia del movimiento revolucionario, su militancia y compromiso con la clase trabajadora y sectores oprimidos, nos ha señalado la ruta para lograr la liberación verdadera de nuestra patria. Relancemos la lucha para fortalecer un programa de reivindicaciones con alternativas que surgirán de las mismas bases. Delegar nuestra responsabilidad en un gobierno desacreditado por la historia es un error imperdonable.

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Twitter Facebook Linkedin Google+ Pinterest

Tags:


About the Author



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al tope ↑

Thumbnail previews for youtube channel