Sobre la invasión de la Federación Rusa contra Ucrania

Declaración del Movimiento Socialista de Trabajadoras y Trabajadores (MST)

       Declaración del Movimiento Socialista de Trabajadoras y Trabajadores (MST)

El Movimiento Socialista de Trabajadoras y Trabajadores es una organización que postula la independencia y el socialismo para Puerto Rico. Partimos de la defensa de los intereses de clase de las masas trabajadoras y desposeídas. Nuestra propuesta política para el país se afirma también en el derecho de las naciones a la autodeterminación y en el respeto a la soberanía de las mismas.

Aclarado esos puntos que fundamentan a nuestra organización, pasamos entonces al tema de la invasión a Ucrania:

Si bien es cierto que entre la Federación Rusa y Ucrania se han desarrollado tensiones y hostilidades, que en los últimos años se han intensificado, debemos defender que las diferencias entre países se resuelvan por la vía diplomática mediante el diálogo. Con esto buscamos establecer que la agresión, la intervención política y/o militar no es opción, pues la misma abre las puertas a que los países desarrollados y poderosos impongan su voluntad a los demás.

Rechazamos toda clase de intervencionismo o injerencia de unos países en los asuntos de otros, sobre todo de los países soberanos. La intervención rusa en Ucrania va contra el derecho de autodeterminación y contra la soberanía de ese país.

Con la desaparición de la Unión Soviética se da un proceso de restauración del capitalismo en la Federación Rusa y en las Repúblicas que antes integraban la URSS. Se trata de un capitalismo salvaje en cuyos gobiernos se instalan mafias salidas de las antiguas cúpulas militares y de los organismos de inteligencia. Formas dictatoriales, autoritarias, autocráticas y de oligarquías cuasi-monárquicas se instauran como modus-operandi en esos países.

A todo esto, se va dando a la par procesos expansionistas-imperialistas de la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos hacia esos países y territorios que antes conformaban la URSS. La Federación Rusa queda muy debilitada ante el desmembramiento de la Unión Soviética. Sus esferas de influencia se reducen a la vez que desaparece su papel de potencia mundial que antes tenía bajo el sistema soviético.

Con la restauración del capitalismo se va dando un proceso de recuperación económica que eventualmente posiciona a la Federación Rusa en condiciones de exigir e imponer su nuevo rol de potencia capitalista que necesita expandirse más allá de sus fronteras. Liquidan el proceso de independencia de Chechenia, invaden y anexan a Crimea, sujeción neocolonial con intención de anexar a Bielorrusia, injerencia en los asuntos de Ucrania. En esta última, estimularon, armaron y sostuvieron movimientos pro rusos que llevó al “reconocimiento” de las “Repúblicas” de Donetsk y Luhansk como una forma de impulsar el desmembramiento de Ucrania con la intensión de invadirla y anexarla a la Federación Rusa.

Es en ese contexto que se produce la invasión rusa a Ucrania. Se da dentro de una pugna inter imperialista donde la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos intentan extender sus tentáculos hacia esa Europa Oriental. A la vez que la Federación Rusa quiere expandirse hacia esos países para fortalecer su área de influencia y dominio, (“cuidar su patio trasero” dicen algunos por ahí), al mismo tiempo que intenta expandir los límites territoriales de su Estado anexando a esos países o partes de sus territorios.

Las masas trabajadoras y desposeídas son las grandes perdedoras en ese proceso de restauración capitalista en las Repúblicas ex soviéticas. La pérdida de beneficios y derechos alcanzados se da en un momento de grandes retrocesos de las luchas sociales a nivel mundial. Las cúpulas mafiosas que vienen a dirigir, cada vez están más  divorciadas de las masas trabajadoras y desposeídas en sus respectivos países.

A las luchas internas de cada uno de esos países se suma la represión, persecución, hostigamiento, asesinatos, encarcelamientos y exilios. Ahora con el intervencionismo expansionista y la guerra que ello trae consigo, la carga contra las masas trabajadoras es mucho mayor. Pretenden estás cúpulas, mafiosas y capitalistas, que sean lxs hijxs de la clase trabajadora quienes salgan a pelear contra sus hermanos de clase para garantizar los privilegios de esa élites.

Nuestro reclamo como revolucionarixs es desarrollar toda una labor de denuncia de los imperialistas, no importa en que país se encuentren. Que las masas trabajadoras y desposeídas no tienen porque pelear las guerra e intervenciones de sus respectivas burguesías. Que esas masas no levanten las armas contra sus hermanxs de clase. Que hay que luchar por la paz. Que si hubiera que levantar las armas que se haga contra sus respectivas burguesías, y contra el sistema capitalista y el imperialismo. A la autodeterminación de las clases burguesas hay que enfrentarle como opción revolucionaria la autodeterminación clasista de las masas trabajadoras y el pueblo pobre.

En uno de los mensajes televisivos de Putin para justificar su intervención en Ucrania, el mandatario ruso descarga contra Lenin porque permitió el Tratado de Brest-Litovsk, que según el autócrata ruso era humillante, y porque Lenin estimuló y promovió el derecho a la autodeterminación de las naciones. Lo que según Putin significó el surgimiento de Ucrania como nación. Con ese rechazo a las políticas bajo las que surge la Unión Soviética, el autócrata ruso rechaza el derecho a la autodeterminación de las naciones y el respeto a la soberanía, principios fundacionales de la URSS.

Para el autócrata ruso y sus secuaces el derecho a la autodeterminación de esos países que antes estaban en la Unión Soviética solo es posible si están bajo la tutela de la Federación Rusa. Así la soberanía de esos países reside en el Estado de la Federación Rusa. Y esta es una política con la cual nuestra organización no puede estar de acuerdo. Rechazamos toda suerte de imposición de un país sobre otro. Cualquier integración de un país a otro tiene que ser de manera voluntaria y basándose en el derecho a la autodeterminación.

Partiendo de lo expuesto señalamos que:

  1. Condenamos la invasión que ha llevado a cabo la Federación Rusa contra Ucrania.
  2. Exigimos la salida inmediata del ejército ruso y el cese de las hostilidades.
  3. La Federación Rusa viene obligada a indemnizar a Ucrania por los daños causados por su ilegal intervención.
  4. Condenamos también las acciones de la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos y su brazo militar la OTAN de expansión imperialista hacia Europa Oriental.
  5. Que tanto los gobiernos de la Federación Rusa y de Ucrania respeten los derechos humanos y cesen las hostilidades, la represión y la persecución contra la población en Donetsk, Luhansk y la frontera de ambos países.
  6. Condenamos las aspiraciones expansionistas-imperialistas de la Federación Rusa, la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos.
  7. Exhortamos a insistir con las exigencias de paz, promover el diálogo, la negociación y la acción diplomática como opción a resolver los diferendos entre países.
  8. Le exigimos a los países vecinos a respetar los derechos humanos y a no discriminar en facilitar la salida de Ucrania contra ningún ser humano no importa su origen nacional.
  9. Reiteramos nuestra defensa del derecho a la autodeterminación, el respeto a la soberanía y a la solución de los diferendos entre países por la vía del diálogo.

 

 

“Ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.