Comunicados

Publicado en 28 de marzo de 2020 | por BREL5

0

Análisis político ante la crisis por la pandemia del coronavirus

Debemos exigir una respuesta en beneficio del pueblo pobre y trabajador

Segunda declaración pública

Movimiento Socialista de Trabajadoras y Trabajadores (MST)

La crisis en que nos encontramos ante la pandemia del coronavirus (COVID-19) amenaza con alterar el orden mundial. Todos los aspectos del quehacer humano han sido impactados de maneras que muchos no anticipábamos posibles. Miles de muertes; las fronteras cerradas en muchos países; economías paralizadas; toque de queda en decenas de países, incluyendo a los países del llamado Primer Mundo; entre tantos eventos que parecieran ser sacados de una película apocalíptica.

En Puerto Rico vimos cómo surgía y se desarrollaba la epidemia en China y no sospechamos que iba a arroparnos en cuestión de poco tiempo. Recordamos al ex Secretario de Salud decir que Puerto Rico no recibía vuelos de China para calmarnos. La crisis de salud más grande que nuestro pueblo haya vivido la estamos enfrentando con un gobierno no electo y en el que se destila en todo su liderato un alto grado de incompetencia y corrupción entre sus funcionarios y oportunismo político en sus cabecillas Wanda Vázquez y Tomás Rivera Schatz.

La situación colonial nos ha dejado a la merced de los designios del presidente más incompetente de la historia y con un gran odio racista hacia nuestro pueblo. El Congreso, como custodio de nuestra soberanía usurpada, nos piensa sólo como parte de sus recursos para exprimirnos económicamente. Es iluso pensar que, si la respuesta federal para su propio pueblo ha sido asegurar el bienestar del gran capital a costa de la salud de las mayorías, acá recibamos algo mejor.

Es por ello que debemos aprovechar este período de tensa calma para reflexionar sobre la respuesta del gobierno, los errores que ha cometido y los problemas que trascienden al gobierno de turno, como lo son la colonia y el sistema capitalista en que vivimos. A tales efectos queremos recoger algunas ideas que hemos estado discutiendo en el MST a través de nuestras estructuras, con nuestra gente allegada y por las redes sociales. Les invitamos a reaccionar y aportar en esta discusión para armarnos de las herramientas de análisis coyuntural y argumentos para defender la necesidad de una transformación radical de nuestro País.

Son tiempos trascendentales y el Pueblo debe ser el protagonista de las decisiones de hoy que nos marcarán por las futuras generaciones

RESCATAR A MANOS PUBLICAS LA SALUD

El legado neoliberal nos embaucó con la entrega de un sistema de salud público que contaba con hospitales regionales y municipales para el pueblo a cambio de la mentada tarjetita de salud, que aunque ya ha cambiado de nombre varias veces, sigue siendo el mismo paquete. Al entregar la salud a las aseguradoras privadas, se les garantizó a éstas ganancias récord y hemos visto cómo la salud se ha deteriorado. Ni el pueblo, ni los trabajadores y las trabajadoras de la salud han recibido beneficios de ésta. Por el contrario, una razón importante de la emigración en el caso de lxs pacientes es la búsqueda de mejores servicios, y en el caso de lxs profesionales de la salud, mejorar sus ingresos.

En lo inmediato, se debe exigir que las aseguradoras y el complejo de hospitales privados asuman la responsabilidad financiera de esta crisis. Ya la gobernadora está repartiendo dinero al personal de salud privado, cuando esa responsabilidad debería ser de sus patronos privados que van a cobrar grandes cantidades por toda la facturación medica que ya están realizando.

Pero más urgente aún, el personal que sirve de primera línea para enfrentar esta crisis de salud pública, además de los incentivos económicos, necesita materiales y recursos para enfrentar la peor crisis que se avecina. El gobierno debe lograr que se produzcan las mascarillas y todo el equipo médico que podamos localmente. La escasez de equipo médico es global; no podemos depender de que llegue milagrosamente. Para ello existen fábricas de costura que operan en PR, farmacéuticas y otras industrias que se les debería exigir que reorienten su producción a las necesidades de los tiempos. También es necesario comenzar a adiestrar a personal público y privado de fuera del sector de la salud para que realice de manera correcta y segura el sinnúmero de tareas que una avalancha de personas infectadas requerirá. Estos preparativos no se pueden hacer cuando los hospitales ya no den abasto. Hoy ya se debiera tener lugares designados para ser transformados en hospitales y centros de aislamiento. Podrían ser estadios, hoteles y centros de convenciones que cumplan con los criterios correspondientes.

Nada de esto sería suficiente si no se realizan las pruebas a nivel masivo. La experiencia de China e Italia ha demostrado la importancia de detectar a las personas contagiadas incluso antes de que los síntomas se apoderen de la estabilidad de la persona. El gobierno ha sido esquivo en este punto. No ha explicado de manera razonable por qué no se adquirieron las pruebas con anterioridad al anuncio de la cuarentena y por qué al día de hoy se ha administrado una cantidad mínima de ellas. Ya sabemos, por la renuncia de la Secretaria interina de Salud en medio de la crisis, que del cargamento de pruebas que realizo esta entidad se “perdieron” 500 kits por la intromisión indebida de una funcionaria del PNP allegada a la gobernadora y a Elias Sanchez. El acceso masivo a la pruebas, sin favoritismos ni presiones indebidas, es crucial para salvar vidas y reconocer la magnitud de la pandemia en PR.

Otro elemento necesario para contener la propagación incontrolable del virus es que el estado debe rastrear todos lugares y contactos que las persona infectadas han mantenido en las pasadas dos semanas. Esta información es necesaria para avisar a quienes estuvieron expuestas a contagio y ponerles en una cuarentena estricta aunque no muestren síntomas. Para esto hace falta planificación previa, identificar los recursos que harán esta investigación, notificación y puesta en cuarentena en lo que se les realiza la prueba y se descarta que esté infectada.

Cuando salgamos de esta pandemia debemos transicionar a un nuevo sistema universal de salud: cero aseguradoras, igual medicina para todo el pueblo orientada a la prevención. Con lo que se echan al bolsillo las aseguradoras, lo que gastan en propaganda comercial y lo que pagan los patronos públicos y privados en planes médicos podemos levantar el sistema.

CONTROL DE FRONTERAS

La ventaja de ser un archipiélago pudo haber sido maximizada si el gobierno hubiera tomado control de las fronteras, entiéndase los aeropuertos y muelles, restringiendo la entrada de personas al mínimo y realizando evaluaciones médicas para aislar los casos sospechosos y monitorear al resto. No se hizo a tiempo porque son los federales quienes controlan nuestras fronteras y porque el gobierno actual teme enfrentar al hombre blanco. Esta realidad y mentalidad colonial nos costará vidas y ha puesto en entredicho el esfuerzo heróico que nuestro pueblo ha realizado para cumplir con la cuarentena.

El gobierno federal ha demostrado una vez más que no está dispuesto a actuar en beneficio desu pueblo pobre y trabajadory mucho menos de nuestra gente. Sólo la independencia nos garantiza el control de las fronteras para definir nuestra estrategia ante eventos como éste, que no dudamos se repetirán con mayor frecuencia en los próximos años.

ESTADO DE EMERGENCIA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

La experiencia de María y los estudios científicos nos avisan de la relación de los aumentos en situaciones de violencia machista dentro de los hogares en tiempos de crisis social y económica.  Previo a los terremotos ya vivíamos en una gran crisis sin precedentes. No hay porqué esperar a que se inunden las llamadas de casos de violencia machista, o peor aún que las víctimas lleguen muertas o malheridas a los hospitales para que se active un protocolo agresivo de apoyo a las personas que se encuentran 24/7 conviviendo con sus agresores.

La policía y el personal del Departamento de la Familia tiene que proveer respuestas concretas.  También se deben tomar medidas especiales como fortalecer las casas de protección de sobrevivientes de violencia machista. Esto incluye medidas de seguridad y recursos para atender la pandemia en estos refugios. Igualmente, el estado debe habilitar espacios seguros para quienes no puedan convivir en sus hogares con agresores. Recordemos que los tribunales están trabajando de manera limitada y el tiempo opera en contra de las víctimas.

El estado de emergencia que por más de un año se ha estado reclamando debió haberse ordenado ya. Las organizaciones feministas y de servicio a mujeres sobrevivientes han presentado a la gobernadora alternativas para la presente crisis y ésta no las ha atendido. Por lo pronto, la comunicación entre amistades, vecinxs y familiares es fundamental para velar por esas personas que puedan estar en medio de una relación de maltrato.

En algunos estados de EEUU se ha hablado de limitar el derecho al aborto durante la crisis por supuestamente no ser un tratamiento médico prioritario. Sostenemos vehementemente que el aborto es un derecho fundamental de las mujeres y que dicho derecho se tiene que ejercer en un tiempo preciso y en condiciones adecuadas. Si bien en PR el acceso a clínicas ha ido en disminución y sus costos son limitantes para gran parte de la población, estamos vigilantes para que no se aproveche la coyuntura para limitar este derecho aún más.

DERECHOS LABORALES

El mundo se entregó a las falsas promesas de desarrollo económico del neoliberalismo y se encargó de destruir derechos laborales que llamaban anticuados e innecesarios. Hoy trabajamos más tiempo que antes a pesar de los adelantos tecnológicos que han disparado la llamada productividad a niveles nunca vistos. Tanto quienes trabajan a tiempo completo como quienes necesitan dos y tres empleos para sobrevivir estamos siendo arrinconados a empleos mal pagos y que no tienen derechos marginales adecuados. La reforma laboral fue la más reciente pieza legislativa que atentó contra las conquistas obtenidas a lo largo de los años.

Hoy se hace necesario que los empleos sean suficientes para mantener a una familia sin depender de sacrificar derechos básicos como la alimentación, la salud y la educación.  Para ello es necesario revertir la reforma laboral, eliminar las trabas legales que impiden la sindicación en el sector privado y la efectiva negociación colectiva en los sectores público y privado.

Con relación a la crisis actual, procede que se activen licencias con paga por situaciones de emergencia. Se tienen que garantizar días de enfermedad suficientes y que su uso no afecte las evaluaciones en el empleo. Debemos aprender que no se debe ir enfermx de gripe y enfermedades contagiosas al trabajo. Pero para ello tiene que haber garantías de no penalizar al individuo. Para el futuro, de la misma manera que se tiene un seguro de desempleo, se debe desarrollar un seguro de salario para situaciones como la que estamos viviendo.

En el caso de los negocios que están operando actualmente, vemos que las medidas de salubridad que están tomando son insuficientes. Por ejemplo, no es posible que quien maneja el dinero procese los alimentos y que no se provean ni guantes ni mascarillas para estas tareas; esto requiere de mayor personal y materiales para garantizar la salud de todes. Los establecimientos de comida procesada y supermercados deben poner más empleadxs para atender este y otros asuntos.

¿EL COLAPSO DE LA EDUCACIÓN?

Nos han llenado los ojos con la educación a larga distancia para sustituir la educación presencial tanto en las escuelas y universidades públicas como en las privadas. Esto ha venido acompañado de una propuesta de gastar 250 millones en computadoras y tabletas para el Departamento de Educación. No cuestionamos la deseabilidad y lo producente que sea contar con los recursos tecnológicos y la preparación de lxs maestrxs y profesorxs para utilizar estos métodos, pero rechazamos que sea una sustitución de la educación presencial. La educación presencial sigue siendo fundamental en el desarrollo social de nuestra niñez y juventud, máxime en tiempos tecnológicos en donde cada cual mira más para su celular que lo que interactúa directamente con personas.

Este no es el momento para comprar computadoras y forzar proyectos tecnológicos cuando el país esta incapacitado para implantarlos. Debemos utilizar las capacidades tecnológicas en lo posible sin negar que es probable que se tenga que atrasar los semestres o repetirlo. La educación no es una competencia de obstáculos por llegar a una meta determinada.

INTERNET PARA EL PUEBLO

La presente situación ha dejado demostrado que el acceso al internet con conexión de alta velocidad es fundamental para poder disfrutar de derechos básicos. No sólo se trata de una puerta para romper con el aislamiento social y tener espacios de ocio; se trata de que es la clave para continuar laborando, accediendo a la educación y tantas otras gestiones de mayor importancia.  Ya es una realidad para algunos sectores privilegiados el poder hacer compras de alimentos y artículos de primera necesidad. También vemos como mediante la video consulta se pueden sustituir algunas visitas médicas y realizar gestiones cotidianas.

En Puerto Rico contamos con el potencial de brindar conexión de alta velocidad a todos los hogares y lugares públicos mediante la red de fibra óptica que la AEE ya tiene instalada bajo PREPANET. Sin embargo, populares y penepés han legislado para que esta entidad pública no pueda competir en el mercado de viviendas y comercios para proteger a los emporios de las telecomunicaciones como CLARO, AT&T y Liberty.

Según las estadísticas más recientes del Instituto de Estadísticas de PR, al 2018, sólo el 44% de las residencias del País tenían acceso a banda ancha. En el caso de las viviendas con ingresos inferiores a 15 mil dólares anuales la estadística baja a 30%, siendo la principal razón para no tener el servicio los altos costos de éste. Debemos aspirar y reclamar que el internet sea igual de accesible al pueblo como lo es el agua y la luz, subsidiar a las personas de escasos recursos y mover a PR al siglo de las telecomunicaciones. Esto no sólo es una cuestión de justicia social, sino que tendría un efecto en la economía al crear las bases para desarrollar a los distintos negocios que podrían crecer alrededor de esta expansión en el acceso al internet.

TOQUE DE QUEDA NO POLICÍACO

Las medidas de alejamiento social y toque de queda han demostrado ser esenciales para evitar contagios masivos que hagan colapsar los ya débiles sistemas de salud con que contamos. Es por ello que el MST sostuvo desde antes del anuncio de la cuarentena que era necesaria la misma.  Según se desarrolla la situación será necesario ajustar las excepciones al toque y ser más o menos riguroso en su implementación. Dicho esto, reconocemos que se trata de una restricción de libertades de la gente. Esta situación de excepción no debe servir de motivo para abusos de la policía. Tampoco podemos aceptar que el toque se aplique con mayor severidad a los sectores pobres y con flexibilidad en las comunidades ricas y a lxs turistas. De nada nos sirve imponer multas y arrestar personas en estos momentos. Se debe dialogar con las personas, y aplicar medidas punitivas sólo en casos especiales donde se esta atentando directamente con el prójimo. Pero el sacar el perro a pasear, dar una caminata por el barrio a solas y con distanciamiento, o circunstancias similares no deben ser castigadas. Se debe ser severo con los establecimientos que no están cumpliendo con el toque de queda y con los patronos que están autorizados a operar pero que ponen a sus empleados a trabajar sin las medidas de sanidad necesarias.

El gobierno tiene recursos para proveer cadenas de distribución de alimentos para que se lleven a las casas. Ante una cuarentena que será mayor de dos semanas debemos evitar que se tenga que ir a los supermercados al máximo. Quienes han tenido que ir en estos días saben que no hay medidas suficientes para garantizar que no se propague el virus.

SOBERANÍA ALIMENTARIA

Al momento de este escrito no existe un problema de abastecimientos en el País. Hay alimentos, gasolina y productos básicos. Pero debemos prepararnos para la posibilidad real de que las cadenas internacionales de producción y distribución se paralicen o se reduzcan sustancialmente. Esto nos dejaría en un estado de emergencia mayor ya que nuestro País es dependiente del exterior en estos asuntos. Hoy debe marcarse el comienzo de una nueva era en la que se priorice en la agricultura local y ecológica. Nuestro País no puede seguir dependiendo de EE. UU. en este tema de seguridad nacional.

PERSPECTIVAS ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Aunque no estamos estableciendo una relación entre el cambio climático y esta pandemia, podemos aprender de esta crisis para entender y actuar sobre los cambios presentes y los que se avecinan en cuestión de años (no décadas) en las relaciones globales a causa del calentamiento global, la erosión de las costas, la deforestación y el mal uso de los recursos naturales como el agua, la tierra y nuestro aire.

No podemos quedarnos de brazos cruzados. Tenemos que hacer un plan a corto y mediano plazo que permita movernos a energías renovables. Hay que maximizar el uso de nuestras tierras y entornos urbanos para reducir la huella ecológica. Para esto, hay que acabar con el mayor enemigo del ambiente, que no es otro que el sistema capitalista. No se puede pedir un cambio real a un sistema que por su naturaleza devora los recursos naturales y humanos sin capacidad de pensar en el bien común y en el largo plazo. Es por ello que el socialismo y su perspectiva humanista y de igualdad social es el antídoto a la crisis humanitaria que implica el cambio climático.

El coronavirus es particularmente mortal por afectar la función respiratoria de las personas.  Quienes ya la tienen comprometida poseen una menor perspectiva de sobrevivir el contagio.  Sostenemos que las comunidades, regularmente pobres, que se encuentran cercanas a proyectos industriales que han sido contaminantes del aire y que han afectado sus pulmones deben ser particularmente tratadas para que estén preparadas y con los recursos para enfrentar la enfermedad. Esta crisis debe obligarnos a revisar los estándares de contaminación ambiental permitidos para que las comunidades aledañas no sigan pagando injustamente el precio del “progreso” de otros.

EL PUEBLO ANTES QUE LA DEUDA

Desde que el País fue sometido a la quiebra y se implantó la Ley PROMESA hemos estado engordando las arcas de las cuentas de banco para, una vez se concreten los acuerdos con los bonistas, comenzar a pagarles. Esta reserva de dinero ha impactado en estos últimos cinco años los servicios que el gobierno ha podido brindar y derechos importantes como las pensiones. Hoy nos toca reclamar que ese dinero se rescate para la sobrevivencia de quienes vivimos en esta isla y para las futuras generaciones. Son serca de 14 mil millones que muy bien se pueden utilizar para: comprar y administrar las pruebas del virus; paliar el golpe que sufre la clase obrera al no poder trabajar en estos días, que de seguro serán semanas; reforzar los hospitales y crear las condiciones para evitar un colapso del sistema de salud. También sirven para repensar la economía e incentivar la producción local con empresas públicas, cooperativas y la compra de bienes y servicios locales.

La Universidad de Puerto Rico debe estar al frente del desarrollo de investigaciones científicas, sociales y de planificación de un mejor País. Para ello es necesario inyectarle dinero y que sus trabajos rindan frutos en favor de nuestros intereses y no de los de empresas multinacionales que auspician investigaciones que no son prioritarias para nuestro pueblo.

Esto implica un reto a la relación colonial. Son palabras mayores, pero es la única salida que tenemos, y esperar a tiempos mejores sería muy tarde. Si la Junta de Control Fiscal concretiza los acuerdos con los bonistas, no tendremos cómo recuperarnos por al menos cuarenta años. Los pagos a la deuda no nos dejarán margen para construir o desarrollar las ideas que más nos convengan como pueblo.

LLAMADO A PONER LA PRESIÓN AL GOBIERNO YA

El gobierno, al igual que durante las primeras semanas posteriores al paso del huracán María, ha corrido sin oposición fuerte en la calle. La situación tomó por sorpresa a mucha gente que confió en las palabras de calma del gobierno. El toque de queda ha sido un limitante para la reunión y la protesta social. El aislamiento nos ha puesto a resolver de manera individual los problemas básicos de sobrevivencia. Pero el tiempo se les acabó. La evidencia demuestra que el gobierno pudo haber hecho tantas movidas preventivas desde enero para estar preparados y no las hicieron. Para colmo, el escandalo de la desaparición de 500 pruebas compradas por el Departamento de Salud muestra que la camarilla del PNP-PPD siguen con los chanchullos y el favoritismo por encima de las necesidades y el sufrimiento del pueblo. La falta de pruebas sólo sirve para esconder la realidad de la crisis y ganar tiempo para que un milagro ocurra.

Desde ya tenemos que organizarnos; inundar las redes reclamando las pruebas y todas las medidas que hemos descrito en este aporte a la discusión. No se deben descartar actos de desobediencia civil que sean efectivos y a la vez responsables con evitar el contagio y la congregación de personas. El tiempo de Wanda y La Junta acabó. Esta tempestad debe servir para traernos esperanza de un nuevo Puerto Rico libre y socialista.

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Twitter Facebook Linkedin Google+ Pinterest

Tags: , , ,


About the Author



Comments are closed.

Volver al tope ↑

Thumbnail previews for youtube channel