Pierluisi defiende a LUMA a capa y espada

Foto del avatar

| Publicado el 16 septiembre 2022

Durante los últimos meses la empresa privatizadora, LUMA Energy, ha estado bajo el fuego de la opinión pública por la incapacidad de administrar eficientemente el sistema eléctrico del país. La gestión de la empresa canadiense ha sido tan mediocre que se ha convertido en un consenso nacional que el gobierno debe prescindir del contrato luego del mes de octubre.

En toda la prensa comercial del país se reportó que, “según el Negociado de Energía”, LUMA no pudo cumplir con la famosas “métricas” para demostrar que manejan la distribución y cobro de energía eléctrica de forma eficiente. Para colmo, en pleno pico de la temporada de huracanes -y con una tormenta tocando a las puertas de nuestra región caribeña- la empresa no ha presentado un plan de respuesta ante el posible paso de un evento ciclónico. Sin embargo, aun contando con la “prueba empírica” de las instituciones avaladas por su propio gobierno, el gobernador Pedro Pierluisi se atrevió a decir públicamente que “no importa lo que suceda”, LUMA no se va de Puerto Rico.

LUMA continúa incumpliendo

Este señor, que fue abogado de la Junta, vino a gobernar para los ricos del país y de afuera. Por eso se hace de la vista larga cuando el propio Negociado de Energía hace público que durante su primer año, LUMA no pudo cumplir con las métricas establecidas.

Según la agencia, la empresa privatizadora estuvo muy por debajo en la duración de las interrupciones por servicio. Esto es una forma bonita de referirse a los apagones que no han cesado desde que LUMA asumió el control de la distribución de energía y el mantenimiento del sistema. En cambio, lo que hemos vivido durante el último año es el aumento de los apagones, que cada vez son más seguidos, duran por más tiempo y afectan más personas.

Una pasadita de mano para la privatizadora

Las declaraciones de Pierluisi, evidentemente, siguen un libreto de relaciones públicas. Por un lado, reconoce que han dado un pésimo servicio, critica a LUMA y frontea de que van a fiscalizar y a pedirles cuentas. Esto con el claro objetivo de no antagonizar y contradecir el sentir generalizado en el país de rechazo a la empresa. Pero, por otro lado, no hace nada para obligar a LUMA a rendir cuentas. Y ahora señala que no importa lo que pase, “LUMA va a estar rindiendo servicio en Puerto Rico.”

Para el gobernador solo hay dos posibles escenarios; que LUMA continúe después del 1 de diciembre bajo el contrato base por los próximos 15 años ó que la misma empresa decida cancelar el contrato después de esa fecha. Con este panorama deja claro que no pretende confrontar a LUMA.

Las declaraciones de Pierluisi dejan entrever el cinismo que caracteriza a la casta política gobernante del PNP-PPD. Frontea de que todo anda bien, que van a pedir cuentas -para apaciguar la indignación- pero sin ninguna intención de revertir la privatización y que paguen los corruptos que se enriquecen a costa de los servicios públicos. ¿Qué más se puede esperar del abogado de la Junta y gobernador de los ricos?

Con sus declaraciones el gobernador deja muy claro que no está en ese puesto para representar y defender los intereses de la clase trabajadora y el conjunto de las personas pobres y oprimidas. Como buen blanquito de Marista, defiende a los ricos, empresarios y a la Junta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.