Comienza la celebración por la vida y obra del Maestro y Patriota Elizam Escobar

La nación ha perdido un hijo valiente

| Publicado el 20 enero 2021

Elizam Escobar Ortiz, pintor, poeta, patriota, intelectual, quien falleció el 15 de enero después de una batalla larga contra el cáncer será velado en la Casa de los Contrafuertes, Calle San Sebastián, Viejo San Juan, este jueves 21 de enero, entre las 4:00 p.m. y las 7:00 p.m. tal como lo dispuso en vida. En cumplimiento con un permiso otorgado para la celebración del velatorio, es necesario seguir todos los protocolos del cumplimiento de las estrictas medidas para la prevención del Covid.

Elizam nació en Ponce el 25 de mayo 1948 siendo sus padres Eliphet Escobar Torres y Deadina Ortiz de Jesús. Después de militar en el movimiento anti guerra / anti conscripción en la Universidad de Puerto Rico en los años 60, y en la Liga Socialista Puertorriqueña, se mudó para Nueva York, dónde enseñó arte y participaba en el Partido Laboral Progresista. Se graduó de la Universidad de Puerto Rico con una concentración en Bellas Artes.

En el 1980, lo arrestaron en Evanston, Illinois, junto con otros patriotas puertorriqueños, convicto de conspiración sediciosa, y lo sentenciaron a 68 años de cárcel. En los 20 años que cumplió en las cárceles estadounidenses, no solo pintó prolíficamente – las exposiciones de su arte formaban una parte clave en la campaña para la excarcelación de los presos políticos puertorriqueños – sino que estudió filosofía, escribió ensayos y poesía, mantuvo una correspondencia vigorosa con artistas, poetas e intelectuales, y exhibió su arte en varios países.

Junto con otros presos políticos puertorriqueños, salió de la cárcel en el 1999, cuando Bill Clinton conmutó sus sentencias consideradas injustas y desproporcionadas. Regresó, con varios de sus compañeros, a Puerto Rico, donde los recibieron como a héroes y heroínas. La Escuela de Artes Plásticas lo reclutó de inmediato, como profesor de pintura, y allí enseñó unos 20 años, hasta que ya no pudo más dada su condición de salud.

Entre los muchos reconocimientos a su persona y su obra, destacan una maestría honoraria de la Escuela de Artes Plásticas, la dedicación de La Campechada en el 2016, el premio de la Asociación Internacional de Críticos de Arte en el 2013 para la mejor exposición retrospectiva, y el premio del Pen Club en el 1999 para la mejor antología de ensayos – un libro escrito y
publicado mientras estuvo preso. Desafiando el cáncer y su encarcelamiento, Elizam siempre mantuvo un espíritu increíble, un sentido de humor contagioso, y un apetito para la alegría. Su vasta colección de sombreros y zapatos son prueba de ello.

Se dedicó al arte hasta el día de su muerte, dejando muchos proyectos por cumplir. Su sueño era convertir su casa y su taller en un museo-centro cultural y centro de investigación. La familia estará dedicada a realizar ese sueño.

Lo sobreviven su hijo Elizer Escobar (Abigail Schlaifer Talcott y dos nietos Raphael Francis and Beatrice James); su hermano Eliud Escobar Ortiz (Elizabeth Pérez y Eliseliz y Elizaín), su hermana Rosario Escobar Ortiz (Inamar, Eliphelet y Esther); su compañera Yolanda Guerrios, Jan Susler, además una familia extendida de sus compañeros ex presos políticos, el movimiento independentista, y la comunidad artística.