Sindicales no image

Publicado en 19 de octubre de 2008 | por BREL1

0

La victoria del NO

Hugo J. Delgado-Martí
Bandera Roja

Pronto se sabrá el resultado del referéndum que crearon la Comisión de Relaciones del Trabajo (CRTSP), los Tribunales y el Gobierno de Aníbal Acevedo Vilá para favorecer al Sindicato Patronal de la Asociación (SPM). Desde la perspectiva de los maestros federados que han estado en los distintos centros de votación, la victoria del NO será contundente. La información de lo manifestado por los maestros en los centros de votación prueba que el NO ganará cómodamente una vez se cuente.

Esta victoria llegará a pesar que esta elección ha sido una atropellada, irregular y antidemocrática. Empezando por la actitud de la CRTSP y de los Tribunales de impedir la participación de la FMPR en la elección alegando que estaba descalificada. Las opiniones de los tribunales y de la comisión han sido mediocres, infundadas y contradictorias, en ocasiones alegan que quién está impedido de participar es el liderato, obviando por completo el debido proceso de ley, en otras alegan que una unión descertificada no puede correr, ignorando por completo la misma ley 45. A los argumentos de los abogados de la FMPR les hicieron caso omiso, y dudamos que siquiera hayan leido sus planteamientos. Aún inconformes con sus acciones anti-FMPR la Comisión impidió la presencia de observadores del NO.

Por su parte el Sindicato Patronal de la Asociación (SPM) en alianza con la SEIU comenzaron una campaña de medios, cuyo costo se estima en varios millones de dólares, que tenía cómo objetivo presentar al muñeco patronal. Con su campaña de mentiras y con su compra de influencias lograron acaparar la prensa del país, canales, periódicos y comentaristas radiales. Contrataron cientos de funcionarios de SPT, PASO y de las empresas de la Asociación para meterlos en las escuelas. Compraron la conciencia de sectores del movimiento obrero, del independentismo y hasta de ex-líderes socialistas. Le pasaron la factura a Aníbal Acevedo Vilá para que empujara la elección a como diera lugar. En las escuelas contaban con el permiso de los directores y funcionarios para interrumpir clases, hacer actividades y repartir su propaganda. Al mismo tiempo obstaculizaban el trabajo de los representantes de la federación. El día de la elección la Asociación trató de pasarse de listos copando los espacios frente a las escuelas, impidiendo el acceso de nuestros líderes y el cólmo de la intolerancia usar el grito y la agresión.

A pesar de ello, la FMPR cuenta con algo que no tiene la Asociación: miles de maestros dispuestos a trabajar voluntariamente. Es el liderato intermedio de nuestra organización quienes se han ganado el respeto en sus escuelas y distritos, y tienen el acceso al magisterio. Son esas compañeras federadas que en sus carros movieron toda una escuela, o que a pesar de que cogían el pon de la asociación votaban que NO, son ellas las que hacen la diferencia en esta elección. La SPM y la SEIU, acostumbrados al sindicalismo corporativo, piensan que contratando gente ganarían esta elección. Olvidan ellos, que más de 40 años de lucha en la calle no se borran fácilmente. Nadie convence a los maestros reprimidos por supervisores asociados que una cláusula en el reglamento de la Asociación los desvinculará. Estamos hablando de gente que nunca respetó el Reglamento de Personal Docente, el Convenio Colectivo, las Cartas Circulares ni las leyes. Para la mayoría del magisterio la Asociación y todo lo que se le asocie, son instrumentos del patrono.

La importancia de esta victoria radica en el efecto político a nivel nacional. En primer lugar representaría la primera gran derrota electoral del gobierno de anti-obrero de Aníbal Acevedo Vilá, que a pesar de la represión el magisterio sigue en pie de lucha. La victoria demostraría que son los maestros los quienes certifican o descertifican las uniones. La victoria representaría una derrota para Aragunde y sus políticas antiobreras en el Departamento. Aida Díaz, Roberto Pagán, Dennis Hickey Rivera, la SEIU y SPM fueron incapaces de confundir al magisterio, estos identificaron al patrono rápidamente en su nuevo disfraz. Ante un sector importante del magisterio, los tribunales quedaron más que desenmascarados cómo instrumentos clasistas del estado para la represión de la clase obrera. De cualquier manera, el logro más importante de este proceso es el desarrollo de una experiencia en la calle para miles de maestros que enfrentarán lo que está por venir.

¿Te gustó? ¡Compártelo!

Twitter Facebook Linkedin Google+ Pinterest


About the Author



Volver al tope ↑

Thumbnail previews for youtube channel